casa a cuestas

Cuando viajas y te llevas la casa a cuestas


Podría parecer una metáfora sobre lo locos/as que nos volvemos a veces con esto de hacer maletas y nos acabamos llevando tantos “por si acaso” que casi ni podemos facturar… Pero no, en esta ocasión te hablamos literalmente de viajar y llevarse la casa a cuestas, o al menos una parte de ella.

Porque hay veces en las que necesitas una buena dosis de tus objetos personales allá donde vayas. Y hay otras ocasiones en las que te enamoras del sitio al que has ido a veranear o a trabajar y decides que ése va a ser tu nuevo hogar. Así que si para disfrutar de tu coche en Sicília contratas un ferry, igual para esto te vendría bien una empresa de transporte. No te hará falta un porte tan grande como si fueras una industria transportando sus factores productivos a otro país, claro, pero también es evidente que cuando juntas unos cuantos objetos, cargarlos junto con tu maleta y con tu maleta de mano, si además tienes que caminar y tener el pasaporte y el billete a mano… sí, puede ser bastante complicado.

Por eso lo mejor es que contrates una empresa de transporte y te olvides de problemas. La compañía se encargará de empaquetarlo e identificarlo todo para que llegue en perfectas condiciones al punto de recogida que más te interese. Los servicios puerta a puerta son una delicia, en este sentido. Por cierto que también te pueden venir muy bien si has estado un tiempo viviendo en Londres por ejemplo y ahora emprendes el camino de vuelta a casa. Envía todas tus pertenencias y vente ligero/a como un pájaro. Te estarán esperando en casa. 😉

 

¿Te ha parecido interesante la propuesta? ¡Compártela en redes sociales!